Por definición, la transformación digital es el proceso a través del cual una empresa o negocio incorpora nuevas tecnologías y procesos digitales con el objetivo de conseguir ser más eficiente y adaptada a su entorno.

La realidad nos dice que este proceso, suele ser una reorganización completa del negocio, que afecta a los procesos, a los sistemas en los que estos se apalancan, a la cultura empresarial y a tu equipo.

La revolución digital que estamos viviendo obliga a las empresas a poner en valor al cliente y re-orientar los procesos, poniéndolo en el centro de nuestro negocio.

Este cambio requiere un replanteamiento organizacional donde se deben fomentar la innovación, impulsar mejoras y optimizar los resultados. 

Con este post quiero compartir lo que para mí son los puntos clave en el impulso de la transformación digital de una empresa, ya sea pequeña, mediana o grande. 

Transformación Digital

Objetivos Estratégicos

No te voy a descubrir nada nuevo aquí. Si tienes un negocio ya sabes que cuando vas a realizar una acción que afectará de manera transversal a tu empresa, previamente necesitas evaluar muy bien, qué objetivos quieres lograr con este cambio. 

Digitalizar tu empresa, no sólo pasa por tener una web o un e-commerce para vender online. Entrar en un proceso de transformación digital significa sobretodo transformar. Transformar la manera de trabajar, transformar la manera de comunicarte con tus clientes, transformar tus procesos, e incluso transformar tus sistemas informáticos para vehicular el cambio. 

Así que antes de empezar vamos a necesitar evaluar y enumerar todo aquello que queremos conseguir con la transformación digital que nuestra empresa.

 

Puntos de contacto

Los lideres de este cambio son nuestros clientes.

Ellos son quienes hacen necesario que nos planteemos salir de nuestra zona de confort y nos busquemos alternativas digitales para poder darles un mejor servicio, porque efectivamente, buscan experiencias digitales, omnicanal y están cada vez más informados tanto de nuestros productos como de los de nuestra competencia.

Así pues, yo siempre sugiero realizar un customer journey para cada uno de nuestros buyer persona. Y tu dirás pero Vanesa, con uno es suficiente! pues puede que sí, pero depende de tu negocio, si tienes perfiles muy dispares de buyer persona, deberías poder dar un servicio igual de bueno para cada uno de ellos. 

Así pues, si se quiere ofrecer un buen servicio será necesario revisar todos y cada uno  de los puntos de contacto que tienes con tu cliente, incluyendo redes sociales, web, puntos off-line y por supuesto online. Para ello  tener un flujo de negocio genérico es necesario, pero también lo es tener customer journeys adaptados a cada uno tus stakeholders pues es aquí donde descubriremos si hay que hacer adaptaciones en cualquiera de los 4 puntos siguientes del proceso de transformación digital.

 

Procesos

Un mapa de procesos no es lineal y no hay que confundirlo con flujos de negocio o con excels inconexos que muestran partes de un proceso. 

Un proceso se entiende como un diagrama muy detallado de principio a fin, y no entiende de silos, departamentos o direcciones de la empresa. Una de las soluciones mejores para trabajar por procesos, más allá de diagramarlos es introducir un BPM en la empresa, Iterem nos lo explica de maravilla en este artículo.

 la gestión por procesos de negocio, se compone de una mezcla de tecnología y método, basado en la identificación, documentación, análisis y optimización de estos. 

Yo soy partidaria de montar equipos multidisciplinares, de distintas direcciones y distintos rangos, para empezar a diagramar estos procesos, es un trabajo lento normalmente, pero que a medio plazo puede ayudarte mucho a lograr el éxito en tu camino de transformación digital. 

Las ventajas de trabajar por procesos son muchas, entre ellas la visión global y la transparencia, la mejora continua, los objetivos comunes y la orientación al cliente.

Sistemas Informáticos

Cuando hayas diagramado tus procesos de forma correcta, y hayas dibujado el customer journey de cada uno de tus buyer persona, lo más probable es que te des cuenta de que tus plataformas digitales deben ser cambiadas o actualizadas.

Y con esto me refiero a una amplia gama de opciones, desde el cambio de tu ERP principal, hasta el desarrollo de una nueva área enfocada al cliente o incluso la generación de un digital workspace para tus trabajadores, que tanta falta nos ha hecho desde la COVID.

Efectivamente, la Transformación Digital, debe entenderse de forma holística, no sólo es para aparentar tener una imagen digital, para nuestros clientes externos. Los clientes internos, nuestros trabajadores, van a ser los embajadores de este cambio, y si queremos que sea una realidad debemos cambiar también nuestra forma de trabajar seguramente nuestra cultura empresarial.

Los sistemas informáticos juegan un papel clave en nuestro camino hacia la transformación digital y en muchas ocasiones, en este proceso, son equipos que necesitan crecer, e incluso funcionar como nexo con proveedores externos de servicio. 

Modelo de Negocio

No es ajeno a los procesos de Transformación Digital encontrar la necesidad, o la oportunidad, de realizar cambios en nuestro modelo de negocio. 

Y ¿por qué no ? pues cada vez la línea que separa los sectores de actividad está más difuminada, ahi tienes a NIKE monitorizando elementos de salud con su ropa y zapatillas deportivas, o a empresas tecnológicas apostando por la venta de productos financieros o al gran Amazon, vendiendo coches online…

Las alianzas empresariales abren puertas a una prestación de servicios que hasta hace poco era impensable imaginar, así que porque no podría tu negocio, grande o pequeño, pensar en alianzas para construir un modelo diferente, o paralelo al tradicional?

Cultura Empresarial

Y por último, tenemos la cultura empresarial. !Cuán importante es cuidar de los stakeholders internos! porque tus trabajadores son tu activo más importante y hay que hacerlos partícipes de un cambio tan grande como el que puede significar la Transformación Digital de tu empresa. 

Y no sólo se trata de informar a “toro pasado” de los cambios que este proceso implica, sino que hay que hacerles partícipes, dotarlos de las herramientas necesarias para adoptar y adaptarse al cambio, a través de workshops de exploración, formación e información constante. 

Sólo involucrando a tu personal, podrás cambiar el ADN de tu empresa y convertirla en una organización digital.